Reflexiones, comentarios y apuntes en un mundo disparatado aunque interesante

1.2.06

Y de repente... apareció Sevilla

Ayer saltaba la noticia a eso de las 3 de la tarde cuando en el telenoticias de TV3 aparecían unas imágenes del Ministro de Administraciones Públicas, Jordi Sevilla, charlando de forma distendida con el Secretario General de Comisiones Obreras, después de un acto en el Club Siglo XXI en Madrid. A parte de la charla, como casi siempre ocurre en estos eventos, andaban las cámaras intentando coger sus imágenes para los informativos cuando una de ellas se percata de la imprudente conversación, no por el tema, sino por el lugar, que están manteniendo ministro y dirigente sindical.

Se trataba de uno de los temas estrella de estos días, ¿Se volverá a presentar Maragall a las elecciones autonómicas catalanas?. En medio de varias especulaciones, parece que Fidalgo le dice a Sevilla: ¿Y Montilla? ¡Es cojonudo!. A lo que el ministro contesta: Sí, es cojonudo para miles de cosas, pero para eso, es un charnego, y es muy pronto para presentar un charnego a President de la Generalitat.

Ministro, no sé si es pronto para presentar a un charnego para President de la Generalitat (creo sinceramente que no, y la propia terminología me repugna), lo parece evidente es que un impresentable puede llegar a ser ministro del Gobierno de España. Debería usted rectificar de inmediato, sus palabras no sólo ofenden a Montilla, sino a un amplio grupo de ciudadanos, que por ser catalanes y descender de otros territorios de España no nos sentimos con menos derechos en Cataluña que aquellos que son catalanes de varias generaciones. De hecho, si no nos sentimos charnegos es porque lejos de los que la derecha dice de forma insistente, en Catalunña nadie trata a nadie de una forma u otra dependiendo de su procedencia, o al menos esa es mi experiencia personal.